lunes, 21 de abril de 2014

En días como hoy


Hay días como hoy que solo te levantas de la cama y piensas: ¡¡¡Quiero mandar todo a la mierda e irme lejos!!!
No te importa nada ni nadie, solo te quieres ir lejos y olvidarte de todos, olvidar lo malo, olvidar hasta lo bueno que te ata a estar aquí, solo te quieres ir sin mirar atrás, pensando en tener un mejor futuro, una mejor vida, aunque te duela lo lejos solo quieres estar lejos, parece absurdo pero es lógico a veces, quieres un ambiente nuevo, lejos de las habladurías de la gente, lejos de lo conocido, hasta lejos de lo bueno, pero lejos. 


Empiezas a recordar lo bonito de todo, pones tu vida en “rewind” y le das “play”, ves a tu mamá cuidándote, amándote todos los días o por lo menos gran parte de ellos (cuando no la hacías enfadar) siendo la mejor madre. Ves a tus amigos (los verdaderos) acompañándote en las buenas y en las malas, en tus triunfos y tus derrotas, en tus amores y desamores, en las mejores rumbas y en las peores, le das “stop” y piensas por un segundo en no mandar todo a la mierda e irte porque no quieres dejar lo bonito atrás, pero le vuelves a dar play y ves todo lo malo que si quieres olvidar, que si quieres superar, y lo demás no te parece insignificante pero no lo suficientemente fuerte como para no irte lejos. 

No sé si lo mejor para mi sea irme para superar, olvidar, mejor vida, mejor ambiente, mejor todo o nada, pero hoy solo quiere irme y decirles: Gracias, por joderme tanto, a tal punto de darme las fuerzas de querer dejarlo todo por nada o tal vez por mucho, pero hoy eso no importa, hoy todo es nada y no sé si mañana lo será todo.

1 comentario:

  1. Vamonoss entonces, para la hermana republica

    ResponderEliminar