miércoles, 23 de julio de 2014

Hoy somos, estamos y queremos.

Hay personas que piensan que jamás volverán a sentir algo lindo por alguien después de vivir tanta mierda en este mundo, y de repente lo sientes por una persona que es jodidamente perfecta para ti. Ese alguien que te hace sentir tan a gusto siempre, y que piensas que nada puede ser tan perfecto pero lo es, de alguna forma lo es y te agrada lo que sientes, así te vean con tu mejor cara de idiota enamorado cuando te escribe, así le extrañes cuando pasen un rato sin hablar o sientas que se te va a salir el corazón por la boca cada vez que te llame.

¿Qué coño nos pasa? ¿Es una sensación de ganadores o de perdedores? 

Es de perdedores si lo ves desde el punto de vista cuerdo, sabes que no todo puede ser tan perfecto pero te lo crees y sabes que en cualquier momento va a acabar pero lo ignoras. 

Es de ganadores si sabes que nada se compara a sentirte tan bien con alguien, en donde puedes disfrutar un momento tan simple como compartir un chiste cruel y reír por casi 3 minutos seguidos.

De alguna u otra forma, todos ganamos y perdemos a la vez, pero no importa, todo es perfectamente imperfecto y te agrada, todo es jodidamente perfecto y te encanta.

Es querer verse siempre y no poder, pero es querer intentarlo y hacer que suceda por ambas partes.

Es de perdedores no querer sentir eso por miedo al final y es de ganadores disfrutar el momento y ya.

Es saber que todo sucede por algo y que estamos destinados a ser o no ser, pero hoy somos, estamos y queremos seguir siendo lo que somos y más… y eso, sólo eso, es lo que importa en nuestra historia.

2 comentarios:

  1. ¡Wow! si eso pasa, no hay que dejar ir a esa persona nunca, puede que sea el o la indicada. ¡suerte!

    ResponderEliminar
  2. Mu bien Andre. Es mejor un despecho que el arrepentimiento de no haberlo intentado. Vívelo.

    ResponderEliminar