miércoles, 13 de mayo de 2015

Vueltas y desvíos infinitos

La vida da muchas vueltas, hay veces que te toca pasar por circunstancias bastante negativas para tu estabilidad mental, como ser la otra en las relaciones, siempre he dicho que hay personas que nacen para ser la tercera en una relación, nacieron para eso y no se puede cambiar, porque por mas que busque ser la principal, siempre termina cayendo con la persona comprometida, hay otras que nacieron para sufrir en el amor, la que siempre le montan cacho, la que le gusta la persona más dañada de todas y lo que hace es acabar con su vida y hay otras que nacieron para tener siempre una relación de ensueño y casi nunca salir afectada de las mismas. Yo nací para las dos anteriores. 

Cuando estas en un triangulo amoroso, es porque aceptaste ser la otra, ser la que se adapte al horario de la otra persona, cuando el puede es que tu tienes que poder porque sino perdiste, tienes que estar consciente que no eres prioridad, si estas en condiciones digamos, infrahumanas (enferma) tienes que saber que no puedes contar con esa persona hasta que su oficial lo deje solo, tu mientras tanto te la arreglas como puedas, porque debes estar clara que a pesar de que se supone que están juntos, es solo para sexo y nada mas, en tu contrato no dice por ninguna parte que esa persona tiene que acompañarte en las malas, solo en las buenas. 

Pero la cosa no es tan mala como suena, porque es equitativo, no tienes que preocuparte por ser buena novia, por estar con sus amigos intensos que te caen mal, no le tienes que caer bien a su familia y tampoco tienes que preocuparte por aprender a cocinar cosas que le gusten porque no está en tu contrato nada de eso. 

La situación se pone gris cuando empiezas a confundir las cosas, porque si se supone que tu mente y tu quedaron en que el corazón no estaba invitado a la parranda, y poco a poco el pana se va coleando, entonces estamos mal. Si empiezan los abrazos largos, los encuentros sin sexo y solo pasar el rato, ver una película y solo obtuvieron un beso o una manito sudada, si lo que tienen es risa tras risa por los cuentos del día que comparten a diario, si la cosa se vuelve mas relación sentimental que encuentros sexuales, y si está pendiente de ti cuando estas pasando por momentos difíciles, te repito, estamos mal. No puedes permitir que esas cosas pasen porque la única persona que va a salir herida de los tres, serás siempre tu, no puedes tener en tu cabeza que tu vida es una comedia romántica de Hollywood y que todo terminará bien para ti, porque si la principal se entera de tu existencia puede que sea lo suficientemente idiota para perdonar al galán y ellos felices por siempre hasta que aparezca una como tu que se cale lo mismo. 

Es falso que puede pasar que el se enamore de ti, que la deje y que quiera pasar su vida contigo porque resulta que eres otro nivel y contigo si encontró el amor, ¡es mentira! porque si se lo hizo a ella, también te lo puede hacer a ti y lo sabes, muy en el fondo lo sabes pero te haces la loca y te quieres meter en la cabeza dos cosas, la primera es que sencillamente no te estas confundiendo y que estas disfrutando del momento, todo bajo control, relajado, relajado... Y la segunda es que si el dejara a la novia/esposa, a ti no te haría lo mismo porque sabes lo que le gusta y en lo que no puedes fallar que es en lo que fallo la actual, pero ¿a quién quieres engañar? si muy en el fondo sabes que lo que digo aquí es verdad. 

Por otra parte cuando eres de esas personas que solo se fijan en la menos indicada, no lo haces adrede, son tus gustos y nada podemos hacer para que eso cambie, solo madurar y darte cuenta que debes cambiar el prototipo de persona para que no estés en un hueco eterno, pero hasta ahí. Ya la etapa de que te gusten los malos de la película hay que dejarla atrás porque creo que estamos lo bastante grandecitas como para saber que esas relaciones nunca terminan bien.

Y a las que casi siempre están involucradas en una relación de cuento de hadas, felicidades, se han ganado mi envidia y odio infinito, es broma, pero si, las odio. 

1 comentario:

  1. El hobby de mi corazón es colearse :)... Siento que lo escribí yo y no tu jajajaja.

    ResponderEliminar