viernes, 5 de junio de 2015

Cada 28 días pasa esto

Extraño cada pequeño detalle de mi vida en Venezuela que no me deja respirar con facilidad, cosas tan simples como mi peluche de vaca, hasta cosas tan grandes como los besos de mi mamá, las peleas con mi tía, los cambios de nombres de mi abuelo, conversaciones sin sentidos con mis amigas, las cachapas de los fines de semana en mi casa, las locuras de mis tíos, los buenos modales de mi gente, los abrazos de Saverio, las peliculas con steff, el gym con ley, cocinar con vero, cosas que eran tan simples pero que se volvieron tan significativas, como ir a tocarle la ventana del cuarto a kathy para avisarle que ya estaba de vuelta en nuestro pueblito. 

Odio haber perdido la oportunidad de seguir disfrutando de esos momentos con todos ellos que son mi familia, unos de sangre y otros no, pero familia igual, odio tener que dejar de pasar momentos importantes con todas las personas que son parte de mi que no menciono aquí porque son muchos, pero que los llevo presente siempre aunque no les escriba, odio tener que pasar por esto solo por el gobierno de las mil mierdas, odio que todos estemos separados y sufriendo de distintas formas pero al fin y al cabo es sufrimiento por una misma causa.

Estas depresiones me las tengo que calar por lo menos una vez cada 28 días, y me dan duro, con lloradera incluida, haciéndome ver por una parte que aunque todo va tomando forma positiva en mi vida, estoy sola y lejos de las personas con las que quisiera compartir cualquier logro que tenga, pero gracias al mismísimo gobierno de mierda es netamente imposible (por ahora) 

El 12 de junio cumpliré 5 meses aquí, lo que quiere decir que son 5 meses sin ver a mi mamá, sin sentirla, sin besarla, sin abrazarla, sin acostarme con ella, sin olerla, sin pasear con ella, sin probarle una arepa minúscula de esas que me daba porque juraba que con eso me iba a llenar, 5 meses sin verla. ODIO TODO. 

Ella siempre me pregunta si en serio vale la pena sacrificar todo por unos simples dolares, aunque todos sabemos que los que nos vamos, lo hacemos por mas que eso, aunque nuestras madres en la minoría de los casos como en el mio, no lo entiendan.

Creo que es más difícil para mi estar aquí que para muchos, porque no cuento con el apoyo moral de mi mamá, y eso realmente me hace las cosas mas duras y mas si le llega a pasar algo o a alguien muy cercano a mi como ya fue el caso, me sentiría culpable el resto de mis días por estar lejos de ella por mi egoísmo de querer vivir mejor. 

Ojalá todos los miserables hijos de puta culpables de la miseria que se vive en mi país y de la migración de todos nosotros se vayan a visitar a Chavez pronto.




4 comentarios:

  1. Sacrificios, que valdrán la pena! Te extraño

    ResponderEliminar
  2. Amiga. Pero es un gran sacrificio que creo vale la pena pasar por muy fuerte q sea. Es mejor vivir q sobrevivir q es lo que hacemos aquí. Te quiero y te extraño vv...

    ResponderEliminar
  3. Querer vivir mejor no es egoísta, es completamente justo...... ánimo, besos, abrazos y saludos amiguita!!!

    ResponderEliminar
  4. Aquí leyendo tu blog, Estoy contigo en la distancia! Te quiero enanis. Animo!

    ResponderEliminar