jueves, 15 de octubre de 2015

Sabrosa revolución

No me voy a cansar nunca de hablar mal del gobierno bolivariano meeeesmo de la República Bolivariana de Venezuela, ni hablar mal de las personas que se benefician de él y peor aún, de los que no lo hacen pero aún así lo apoyan. La verdad debo admitir que me cuesta creer en la existencia de ésa gente que no se beneficia en lo absoluto pero que está cegada por un socialismo fantasma que sólo ven ellos, claro, hay que entender que esa gente no sabe el verdadero concepto de socialismo y mucho menos desconoce que realmente un socialismo no funciona, aunque no, eso no se debe entender, para eso existen los libros, para eso existe la historia, y si no les gusta leer, en youtube pueden ver cualquier fracaso de socialismo y ya está. 

Desde la muerte de Chavez, todo en Venezuela se fue literalmente a la mierda, la gente se volvió más pobre de lo que el difunto los dejó, no hay dinero ni para mandar a los niños a la escuela, las colas se hicieron más largas, las pocas empresas privadas que que quedaban ya desaparecieron, empresas Polar prácticamente les está haciendo un favor al pueblo en seguir produciendo, porque más cuesta lo que hacen que lo que ganan, sin mencionar la presión a la cual se ven sometidos por las entes gubernamentales en terminar de sacarlos del país, pero son mis héroes y estoy segura que muchas personas piensan igual que yo.  

A veces siento que Dios se olvidó de mi país, son ya 15 años en los que Venezuela se ha visto en la penosa necesidad de aguantar como una guerrera todos los golpes que los hijos del diablo le ha dado, no me cabe en la cabeza que existen personas que no les importan que el pueblo esté pasando hambre, que hagan colas de horas por la cesta básica (que no hay) no me cabe en la cabeza el cinismo de la gente que se para en la televisión a decir que todo está bien, que las colas son divertidas, que no hay delincuencia, que no hay inflación, que Venezuela es el país de las maravillas. 

Esa clase de gente que mientras no le salpique lo malo por no decir palabras sucias, no les importa lo que pasa, claro son venezolanos ricos por todo lo que han robado que se van del país a disfrutar de mi dinero y el de todos, un dinero que nos quitaron de la forma mas cruel y tonta, así como cuando te asaltan y crees que tienen una pistola pero en realidad era una tusa, bueno, así mismo. Yo simplemente estoy cansada de escuchar malas noticias de Venezuela, es como más de lo mismo pero todos los días con un muerto más que ayer, un poquito más de inflación y menos comida. 

Estoy cansada de escuchar y de decir el popular "¿hasta cuando?" y estoy cansada de decir que "hasta que hagan algo" estoy cansada de escuchar el "Venezuela tiene el gobierno que se merece" y de estar de acuerdo con eso, porque es así, pero no deja de doler la realidad, una realidad en la que mis seres queridos viven a diario y que a mi pesar de estar bien lejos de esa realidad es solo distancia en físico porque me sigue afectando y doliendo tanto como si estuviera allá. 








No hay comentarios.:

Publicar un comentario