miércoles, 5 de abril de 2017

Lo que pudo ser.

Estoy en mi casa desayunando para irme a hacer unas diligencias que me tocaron hoy, decidí irme caminando porque quería hacer un poco de ejercicio, mientras iba en camino, me pare a tomar unas fotos en el puente que está antes de llegar al pueblo, iba escuchando música desde mi celular y mandando unos textos, la primera parada era ir al banco a depositar un dinero que me habían pagado por un trabajo, luego me dirigí al super por unos productos básicos, habían demasiadas marcas (no sabía cual elegir). La compra no salió  tan costosa así que decidí llevarle un par de cosas a una tía que está solita en su casa, todo fue muy rápido por lo que me fui directo a mi casa en un taxi que pasó al frente del super. 

En la tarde me tocó irme en carro a comprar unas medicinas para mi abuelito que las necesitaba, habían demasiados genéricos recomendados por el doctor así que lo que me tomó tiempo fue decidir cual era el mejor para él, en la farmacia me encontré con un amigo que me dijo que no sabía si aceptar un puesto de trabajo en el exterior porque aquí le iba bastante bien, y estaba un poco inquieto porque la oferta era muy tentadora pero solo por la experiencia de vivir afuera, no por falta de trabajo o dinero, le dije que podía aceptarla ya que siempre tendría las puertas abiertas en su país. (creo que lo hará por un año) 

Llegando a mi casa me topé con un grupo de vecinos que estaban indignados por una noticia de que habían robado la casa de la esquina de la calle principal, algo realmente alarmante porque aquí es muy raro cuando pasan esas cosas, la seguridad es algo que se toma muy en serio en mi país y los policías son muy respetados... seguro que pronto sale en las noticias que lo agarraron y lo metieron preso de una vez. 

Ya son las 9 pm y creo que saldré un momento con unos amigos a tomarnos algo en el bar que abrió la semana pasada, posiblemente me regrese como a las 2 porque mañana tengo cosas que hacer desde temprano (mi empresa de publicidad no se va a manejar sola) Pasé una noche muy divertida y bastante tranquila a la vez, pagamos la cuenta y cada quien se fue a su casa y llegamos a salvo como siempre, como les digo, hay mucha seguridad en las calles. 

Me desperté y regresé a la realidad, todo era un sueño de la Venezuela que pudo ser si Chavez no la hubiese tocado.