jueves, 28 de julio de 2016

Algunos venezolanos en el exterior y su afán por hacernos quedar mal

Considero que no soy un algodón de azúcar a la hora de tratar con las personas pero eso no tiene nada que ver con que me crea más que los demás, simplemente tengo un carácter de mierda que es muy distinto a ser una come mierda. Al principio no entendía la razón por la que nos odiaban tanto, es decir, no me considero mala persona ni mucho menos una ridícula, al igual que la mayoría de mis amigos, por lo que me llevó a pensar que la xenofobia hacia nosotros es algo sin ninguna lógica, pero NO, puedo llegar a decir que entiendo en cierta forma a las personas cuando dicen que los venezolanos somos insoportables, ¿y cómo no? si en el año y medio que llevo en Panamá me he topado con cada venezolano come shit que ni en Venezuela había conocido.

Si bien es cierto que tenemos un lindo país y que en alguna época muy lejana, teníamos una posición económica 700% mejor a la que tenemos hoy en día, (cifra actual de nuestra inflación) pero el hecho de que estés en otro país y que hayas logrado mantenerte y estés medio montadito, no te da derecho a ser un grandisimo mojoneado y te la tires de que eres mejor que uno y hagas que a los demás nos metan a todos en la misma bolsa, nos señalen de idiotas y nos quieran regresar al infierno de donde venimos. 

Mis experiencias con venezolanos residentes en Panamá ha sido fatal, son como el grupo de ridículos que obviamente se vinieron cuando la situación aquí no era tan difícil para los extranjeros y que lograron hacer un poquito de dinero para seguir llevando la vida de sifrinos que tenían allá, y eso esta excelente, bien por ellos, pero por favor, un poco menos de mojón mental y un poquito más de humildad, por lo menos para no hacérsela tan difícil a los panameños a que no nos odien y por sobre todas las cosas, no tan difícil para nosotros y evitar querer meterles una patada en la cara.

Atentamente, 

Una venezolana hastiada de los venezolanos en el exterior.

jueves, 21 de julio de 2016

La iglesia y su farsa

Todos los días paso por una iglesia católica reconocida en el país que resido, es una iglesia muy grande, el estacionamiento siempre está lleno de carros todo el día, lo sé porque he pasado en distintas horas y siempre está igual, su arquitectura es grandiosa y es bastante lujosa, la mayoría de los autos que están estacionados son del año o están en muy buen estado, excelentes modelos y buenas marcas, son muy pocos los que he visto que están en malas condiciones, una iglesia muy concurrida la verdad.

Es por ello que me sorprende ver siempre a un señor en una silla de ruedas en el semáforo que esta justo afuera de la iglesia pidiendo dinero, el señor es de una edad bastante avanzada y padece una terrible enfermedad, ya no tiene un brazo ni partes de sus piernas, cada día lo veo peor, se cae en pedazos. 

Desconozco totalmente si la iglesia lo ayuda o no, pero en vista de que siempre esta allí y lo único que recibe son unas monedas de pocas personas que se dignan a bajar el vidrio de sus autos, no sé realmente si las personas de la iglesia le prestan alguna ayuda pero tengo poca fe en ese grupo de hipócritas que se van a dar golpes de pecho todos los días y luego salen y son incapaces siquiera de darle el paso a un peatón en la salida del estacionamiento. 

No me  he detenido las 24 horas del día a ver al señor y asegurarme que el cura sale y le da un poco de agua durante el día o algo de comer por la tarde, pero quiero pensar que sí, o para que está en la iglesia lujosa, hablando de amor y promoviendo la paz o diciéndole a todos que son unos pecadores y que hay que hacer el bien, si el señor del semáforo siempre esta allí pidiendo limosna y no es ayudado por nadie. 

Lo lamentable de todo este asunto es que esto se ve en todo el mundo, la iglesia llenándose de gente y de dinero, y las personas muriéndose de hambre o por enfermedades, entonces ¿en donde esta el supuesto amor por el prójimo? para que tanta rezadera y oradera si no hacen el bien, tan sencillo como que la iglesia es una gran hipocresía. La gente debería dejar de llenar iglesias y salir a ayudar como mejor puedan, deberían dejar de gastar en lujos para un templo e invertir ese dinero en ancianatos, huérfanos, personas con enfermedades graves, combatir  la desnutrición.

Hay que dejar de ser personas con hambre y dar un poco más al que lo necesita, es mejor que estar arreglándose para ir a una iglesia que se llena los bolsillos con el diezmo y andan en carros del año engordándose mientras hay personas con hambre en las calles. 

Y no soy atea...